Latinoamérica
Whatss: 5584219536
Follow us on
Follow us

Protocolo TPHS del Desarrollo de la Identidad de Género

  • Bajo ningun motivo la aplicación de el protocolo TPHS debe asociarse con la patologización de las personas trans, al contrario, debe ir consonancia con el libre derecho de la personalidad y de la identidad.
  • Este protocolo solo tiene el objetivo de determinar la persistencia o no persistencia del desarrollo de la identidad de género en niñas, niños y adolescentes.
  • Este protocolo esta desarrollado siguiendo los guidelines de la Asociación Mundial de Salud Transgénero, la APA y OMS en temas de identidad de género y se ha coordinado con el servicio GIDS del Reino Unido como una solución a la fluidez de la identidad sexual en las personas trans.

Principios Rectores

+ No patologización del receptor de aplicación del protocolo. Partimos del punto de vista que la expresión de la auto-percepción de la identidad de género disfórica del sexo cromosómico no es una patología, sino que debe considerarse como una condición normal y saludable en el niña, niño o adolescente.

+ La Aplicación de un proceso diagnostico que siga los principios rectores de la Asociación Mundial de Salud Transgénero.

+ El acompañamiento psicológico en el proceso para las personas con una identidad sexual persistente.

+El acompañamiento psicológico para las personas con una identidad sexual no persistente.

Resumen

La disforia de género (DG) es un padecimiento caracterizado por el malestar que produce el sentimiento persistente de incongruencia con el género asignado al nacer. Sin embargo en recientes años han surgido importantes marcadores estadísticos que surgieren que dicha incongruencia con el género asignado al nacer puede fluir al paso de la edad.

De Acuerdo al Manual para Profesionales de la Salud Transgénero de la Asociación Mundial para la Salud Transgénero dicta que se debe evaluar la variabilidad o de la identidad transgenero “ La evaluación de la disforia de género y la salud mental debe explorar la naturaleza y características de la identidad de género de un niño, niña o adolescente. Un psicodiagnóstico y evaluación psiquiátrica—abarcando las áreas de funcionamiento emocional, relaciones sociales, y funcionamiento intelectual/logros escolares—deben ser realizados. La evaluación debe incluir una apreciación de las fortalezas y debilidades del funcionamiento familiar. Los problemas emocionales y comportamentales son relativamente comunes, y pueden estar presentes cuestiones no resueltas en el entorno del niño, niña o joven.[1]

De Acuerdo a la Asociación Mundial para la Salud Transgénero: La disforia de género en la infancia no necesariamente continúa en la edad adulta. Por el contrario, en los estudios de seguimiento de niñas y niños prepúberes (principalmente niños) que fueron remitidos/as a las clínicas para evaluación de disforia de género, la disforia persistió hasta la edad adulta en sólo 6-23% del total de los casos..[1]

Fenomenología en Adolescentes:

  • 69% de los adolescentes desistieron de la incongruencia de género o no-conforme antes de la edad de 29 años.[2]
  • 63% desisten antes de la edad de 20.[3]
  • Un estudio de 2019, encontró que el 9.4% de los pacientes adolescentes con género no-conforme emergente cesaron cualquier intervención quirúrgica tras 18 meses de tratamiento.[4]

En estudios de seguimiento de niñas, niños y adolescente que han presentado algún tipo de disforia de género, se observa que una parte importante de ellos abandonan tal situación con la edad.[5]

Por tal motivo y para preponderar el derecho de identidad, libre determinación de la personalidad de lxs niñxs trans el GIDS ha desarrollado un protocolo para determinar la persistencia o no persistencia de la disforia de género hasta la edad adulta.

Newman Institute como entidad investigadora y editora en Latinoamérica de dicho protocolo pone a disposición de los Servicios de Salud, Legales y Asistenciales la capacitación, entrenamiento y certificación para una adecuada aplicación del Protocolo TPHS.

Para cualquier tema relacionado con este tema puede escribir al Dr. Joseph Lepanto, director del area de Estudios de Sexualidad y Género del Newman Institute. coordinacion@newman.institute


[1]      Cohen-Kettenis, 2001; Zucker y Bradley, 1995). Los niños (biológicamente), en estos estudios, eran más propensos a identificarse como gay en la edad adulta que como trans (Green, 1987; Dinero y Russo, 1979; Zucker y Bradley, 1995; Zuger, 1984). Los estudios más recientes, incluyendo también las niñas (biológicamente), mostró una tasa de 12-27% de persistencia de la disforia de género en la edad adulta (Drummond, Bradley Peterson-Badali, y Zucker, 2008; Wallien y CohenKettenis, 2008). Normas de atención para la salud de personas trans y con variabilidad de género

[2]      Wallien, Madeleine S.C.; Cohen-Kettenis, Peggy T. (December 2008). “Psychosexual outcome of gender-dysphoric children”. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry47 (12): 1413–1423. doi:10.1097/CHI.0b013e31818956b9PMID 18981931S2CID 38185390.

[3]      Steensma, Thomas D; McGuire, Jenifer K; Kreukels, Baudewijntje PC; Beekman, Anneke J; Cohen-Kettenis, Peggy T (June 2013). “Factors associated with desistence and persistence of childhood gender dysphoria: a quantitative follow-up study”. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry52 (6): 582–590. doi:10.1016/j.jaac.2013.03.016PMID 23702447S2CID 205497921.

[4]      Churcher Clarke, Anna; Spiliadis, Anastassis (6 February 2019). “‘Taking the lid off the box’: The value of extended clinical assessment for adolescents presenting with gender identity difficulties”. Clinical Child Psychology and Psychiatry. 24 (2): 338–352. doi:10.1177/1359104518825288ISSN 1359-1045PMID 30722669S2CID 73415946.

[5]      En este tema, es suficiente que se registren casos, mediante estudios clínicos o no aleatorios, donde los entrevistados señalan el haber abandonado el comportamiento transgénero. Por ejemplo: Churcher Clarke, Anna, and Anastassis Spiliadis (2019). “’Taking the lid off the box’: The value of extended clinical assessment for adolescents presenting with gender identity difficulties”. Clinical Child Psychology and Psychiatry, 24(2), 338-352; Steensma, Thomas D., Jenifer K. McGuire, Baudewijntje P.C. Kreukels, Baudewijntje, Anneke J. Beekman, and Peggy Cohen-Kettenis (2013). “Factors associated with desistence and persistence of childhood gender dysphoria: A quantitative follow-up study“. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 52(6), 582–590; Wallien, Madeleine S.C. and Peggy T. Cohen-Kettenis (2008). “Psychosexual outcome of gender-dysphoric children”. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 52(6), 1413-1423.